Kinesiologas Extranjeras en Piura

Kinesiologas Extranjeras en Piura, Llevo por nombre Laura, soy una chavala de diecinueve

años, de la capital de España. Soy rubia, delgadita, de melena larga algo ondulada, piel muy

blanquita, tengo unos ojos azul claro que siempre y en todo momento destacan en mi cara.

Lo cierto es que siempre y en toda circunstancia me dicen que soy muy guapa, aunque ciertos

me afirman que tengo cara de viciosa, y eso me pone más jeje.

Si que soy una viciosa, me chifla el sexo, muchísimo, además de esto me agradan las cosas

fuertecillas, que abusen de mí, me den mucha caña, incluso que me humillen. Me pone mucho

dejarme joder por hombres maduros, o bien más bien viejos verdes, de esos que van a tomar los

vinos en las tabernas. Son muy cerdos y les agrada aliviarse con una chavala como yo, y

a mi valer para que lo hagan.

Pero esta historia no trata de ninguno de ellos, esto sucedió el día que me fui a hacer mi primer

tatu. Llevaba tiempo queriendo tatuarme algo y buscando por la red encontré varios que me

parecían sensuales, quería algo que me quedara bien y que también hiciera que los hombres

se pusieran más cachondos conmigo.